—Está muy grave— Dijo el doctor.

—¿Qué es lo que tiene?

—Todo y nada. Es un hombre que, según las apariencias, ha perdido a una persona querida.

Algunos mueren de eso.

—¿Qué le ha dicho?

— Que se sentía bien.

—¿Volverá?

—Sí —respondió el doctor— aunque le haría mejor que otra persona, no yo, regresara.

—Los miserables | Víctor Hugo.