Un abrazo por la espalda. Un te quiero de la nada, un te extraño en mi cama y tu sonrisa que me sana. Un mensaje que te alegra veinte veces. Una mirada que te llena de ganas, un consejo que te devuelve las alas. Eso es amor, hacerse bien hasta en las épocas más jodidas.