y cuando lo necesité, nadie estuvo