Después de aquello no lloré. Más bien no volví a sentir, nada, nunca más. Eso fue mucho peor.