Ya no me duele, digamos que me acostumbré.

El psicólogo tonto. (via las-desventuras-de-jesus)