No te quieren perder, pero no saben para que te guardan.

Laberinto de Ficciones