A veces creo que me enojo contigo pero en realidad me enojo conmigo. Es que me harto de las expectativas que tengo sobre ti. Porque tú eres tú; a tu manera, no a la mía.