Clara se sentó sobre las piernas de papi mientras se subía el too y dejaba ver una de sus tetas. 

    -Papi, tengo ganas de que juegues conmigo.-Dijo mientras se acaricia con la otra mano el cabello rubio teñido y ondulado.-Anda papi, úsame como haces con mami.-Dijo mientras le daba besos en el cuello.-Estoy tan mojadita. 

    Papi agarró a su princesa del cabello y la llevó a la habitación donde ella tenía sus juguetes de niña buena. Clara sentía que chorreaba y papi estaba realmente empalmado. Papi sentía ganas de usar a su princesa como una puta barata con esas insinuaciones. Clara se dejó guiar mientras se ponía mas y mas cachonda. 

    -Eres una zorra.-Dijo papi mientras metía con descaro la mano por debajo de las bragas rosas donde ponían las palabras “Niña buena”.-mamá era una zorra y por tanto tú saliste así de puta ¿verdad? 

    Clara puso cara de niña buena y se sintió mojar, antes de morderse el labio y sentir que los dedos de papi inundaban su coño, ella estaba cachonda, sin apenas poder moverse. Pero cuando papi le puso la mano alrededor del cuello sintió que estaba a punto de correrse casi al momento. 

    -Papi mmmmmm.-Clara estaba húmeda, siendo masturbada de esa forma por un hombre muchos años mayor que ella, sintió que su cuerpo se estaba a punto de derrumbar, aunque eso mas bien era su voluntad débil y femenina.-Mmmmm papi hazme cosas de adultos. 

    Sin pensarlo, papi agarró a Clara y la tiró en la cama, con el culo automáticamente empinado hacia arriba, quitándose las bragas. Se sintió penetrar de golpe, duro, con poder masculino, con esa forma exquisita de hacerle sentir una vulgar ramera como lo era mami cuando conoció a papi. Se sintió mojar mas y mas, porque su coñito perfectamente depilado por y para papi estaba siendo penetrado como era debido, como debía de ser usada una niña buena por un hombre que sepa tratar a las mujeres como ella. la montó como a una perra, como a una vulgar puta. Papi era duro y salvaje. 

    -Ahhhhh joder, como me gusta usar a mi zorrita.-Le dio una buena palmada en el culo que hizo gritar de placer y dolor a Clara.-No hagas tanto ruido zorra. 

    -Ahhhh papi papi papi. Dame mas, dame mas azotes, soy mala, soy una niña mala que quiere que papi le pegue.-Gemía clara.-P…p…papi, hazme daño..-Se escuchó decir, toda cachonda, estando a punto de correrse. 

    Papi le dio la vuelta y le dio una bofetada en la cara. Clara sintió que su cuerpo se contraía en un orgasmo repentino, pero appi no habí terminado. tomó uno de los juguetes de clara, unas esposas y la ató a la cama, para tener pleno control de los movimientos y de que ella no se escapara. 

    -Zorra, eres una zorra estúpida como tu madre.-Dijo mientras le escupía en la cara.-Ahhhhh joder, como me pone tu madre, joder joder me corrooooooooo. 

    Papi se corrió dentro de su preciosa princesa, la llenó de su semen, de su leche, de la esencia de su poder y masculinidad. Clara era una zorrita feliz. 

    Clara se sentía dichosa de haber nacido mujer.