@guaranimi
Guaranimi
Posts
99
Last update
2022-10-02 14:42:32

    San Gladiolo 

    De la selva guaraní a la jungla porteña/ cual ave migrante soñado de danzas / cruce los 90s en fiestas y flores. Y en aquel riachuelo la deidad que cautiva atrapa  y plasma/ embriaga y encanta/ hechiza y desflora colores en sueño. Desnudo en su trazo me envuelvo en nostalgia.  La visión se ilumina de flores y luces/ mi piel se recuerda/ el patio es mi carne/ florece mi alma.

    OTTILIE W. ROEDERSTEIN

    Portrait of a Painter in a Parisian Studio, 1887

    A grande entrée in a small studio: an artist has adopted a confident air and a Bohemian attitude as he sits for his portrait in the sparsely furnished room. The painting of his right hand is incomplete. Hanging on the wall like the coat of arms of a guild is a palette. Two colleagues are meeting here as equals: the unknown man being portrayed and the female artist painting him. At the age of twenty-two, the painter Ottilie Roederstein travelled, like many artists of her time, to Paris, where she succeeded in asserting herself in the male-dominated art scene. She took lessons from portraitists such as Jean-Jacques Henner and exhibited works at the Paris Salon.

    Staedel

    “Le pregunté a la cebra,

    ¿sos negra con rayas blancas?

    ¿O sos blanca con rayas negras?

    Y la cebra me preguntó,

    ¿Sos bueno y te portás mal?

    ¿O sos malo y te portás bien?

    ¿Sos ruidoso con momentos de silencio?

    ¿O sos silencioso con momentos ruidosos?

    ¿Sos feliz con días tristes?

    ¿O sos triste con días felices?

    ¿Sos ordenado y a veces desordenado?

    ¿O sos desordenado y a veces ordenado?

    Y una y otra y otra y otra y otra y otra vez siguió.

    No vuelvo a preguntarle a una cebra.

    Sobre Rayas. Nunca.”

    Shel Silverstein

    Si no te encuentran.

    Si no quieren encontrarte.

    Te buscaremos con nuestras manos.

    Te desenterraremos con nuestras uñas y te daremos sepultura para poder llenar tu lápida de besos. #OscarEspírita

    A las 04:45 de la madrugada del 18 de agosto de 1936, Federico García Lorca fue fusilado junto a un olivo en la carretera que une las localidades de Víznar y Alfacar y sepultado en una fosa común anónima de la que, a día de hoy, todavía desconocemos el paradero.

    Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros

    cantando.

    Y se quedará mi huerto con su verde árbol,

    y con su pozo blanco.

    Todas las tardes el cielo será azul y plácido,

    y tocarán, como esta tarde están tocando,

    las campanas del campanario.

    Se morirán aquellos que me amaron

    y el pueblo se hará nuevo cada año;

    y lejos del bullicio distinto, sordo, raro

    del domingo cerrado,

    del coche de las cinco, de las siestas del baño,

    en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado,

    mi espíritu de hoy errará, nostáljico...

    Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol

    verde, sin pozo blanco,

    sin cielo azul y plácido...

    Y se quedarán los pájaros cantando.