Nada más triste que saberte preso de tus propias libertades. Debes aprender a volar y disfrutar del reconocimiento de tu Entrega en la libertad que has elegido. En Mí tienes el cimientos y el pilar sobre el que edificarte.  Al final, serás para Ambos, tu mejor versión porque todo lo aprendido te encumbra y ensalza, y cada una de tus actos hablará de Mí porque tú, Mi pequeño, eres de Mí lo que tú deseas ser en Ti, tal como has sido educado, guiado y cuidado.

    DDann