a veces no entiendo cómo es posible estar tan triste pero igual seguir vivo. estás ahí, acostado hace seis horas escuchando el silencio, sintiendo que te duele en todo el cuerpo, que no podes ni pensar, que hasta pestañear es agotador; pero no te morís. o sí, pero tu cuerpo no.