@virgenmorbosa
Virgen y morbosa
Posts
204
Last update
2016-06-01 07:21:41

    Kitty’s Denial: Week Three

    image

    It’s hard to believe that three weeks ago, I was kneeling in front of my Master, or that I was bound in his ropes, shaking uncontrollably as I came again and again and again while he watched in pleasure and the pride of ownership.  It feels like a lifetime ago, and it feels like yesterday.

    It’s still hard to believe that the next time I cum may be the next time I kneel in front of him – or not.  He might choose just to use and continue to deny me.  I wish I knew when that next time would be.  Part of denial for me is a deep need to be used, even if I know there will be no pleasure.  I want to feel ropes cut into my body, the crack of leather across my ass, the moan of desperate pleasure from my own throat as he brushes a finger through his swollen cunt lips.

    I’m on familiar territory right now.  The ache, the swelling in his clit, the tightness of his hole.  The knowledge that at almost any time, with the slightest mental stimulation, I could reach between my legs, part my slit, and feel a trace of slick wetness.  Within another week, two at the most, depending on how much he edges me, that wetness will be almost constant, whether I’m thinking sexy thoughts or not.  Soon after that, I’ll almost be able to feel his swollen clit brush against his cunt lips as I walk.

    Right now, the need to cum is still sharp, my body hoping for that pleasure.  This is about the time, when I’m allowed to ask for an orgasm, that I’d begin begging him for that honor.  I don’t like cumming too often, it makes the feeling cheap.  I much prefer cumming a lot in a row, less often.  Two weeks, pushing into the third, is about when I start needing it enough to beg.

    This time there is no begging.  Soon the need to cum will become a constant.  It doesn’t go away, far from it, but the build becomes less steep.  I want to cum, but my body also becomes used to the needing to cum.  But he continues to push, and eventually, the need to cum overrides everything else, and I will offer him anything.

    I’ve finally not only come to peace with not being able to cum again until next year, unless he chooses to release me early, I’ve begun to truly enjoy it.  I’m in such a place of submissive, owned peace, knowing that this is truly out of my hands, truly beyond my will.

    I know he’s going to push me.  I know that this will go far beyond any denial has before.  And that is what scares me.  And that is what excites me.

    I am Master Buddha’s Kitty. He can do whatever he wants with me. He owns this cunt, and he owns its pleasure. It is his cunt to deny. It is his cunt.

    It has been 20 days since I last came.

    I have edged his cunt with a vibrator each morning for 10 minutes

    I have edged his cunt an extra 5 minutes each day, somewhere outside of the safety of my room.

    I spent Tuesday with Ben-Wa balls in his hole, and the entire day in a skirt and tights, no panties.  Driving home that night, he had me edge his hole with a “found object” (my lightning charger) - a 20-minute ride.

    On Wednesday, I spent 15 minutes in my car, edging with a vibe on his clit, while begging and moaning for his pleasure over the phone..

    Thursday, I spent another 20 minutes on the phone with him, edging with my vibe and the glass dildo, begging not to be allowed to cum.  The rest of my day was spent with a crotch rope knotted over his clit, pulled deep against the bare skin of his cunt.

    Saturday, his cunt was filled again with Ben-Wa balls for the day, this time with a small anal plug teasing both of his holes at once.

    This week: 145 minutes (2 hours and 25 minutes) of edging total.  

    5 hours, 55 minutes of edging since Pet last came.

    come-to-the-edge

    Kitty’s Denial, Week Two

    image

    My mind just keeps coming back to it: I don’t know when I’ll cum again.

    I don’t know at what cost I’ll be allowed to cum again.

    What if it’s not until next January?

    Stress has had me a little less horny the last couple of days than I might normally have been, but I still woke up nice and wet this morning, with the fading visions of a dream where I was tightly bound with a big cock pounding me from behind fading away.

    I’m used to being denied in games like this, of a shorter duration, so the physical feelings are not new.  This time, it’s the mental game that feels so much different, and its a constant reminder of how owned I am, and in a way, a constant challenge to keep re-submitting myself to his will every time I want to fight it.

    I’m also used to going long periods of time without a partner/my Master’s touch, so one of the first denial symptoms for me is an increased amount of fantasizing… what a tongue would feel like on my hot slit… how a cock would feel pressing into my swollen wetness…

    Mmmm. His cunt is starting to feel the ache of denial.  His clit gets a little more swollen, pussy lips a little heavier, hole feels a little tighter with each day.  I’m more likely to be wet and slick at any moment of the day. I want it, I want to cum, I want to feel that rush, that tingle, the roar of pleasure and release through my body…

    I am Master Buddha’s Kitty. He can do whatever he wants with me. He owns this cunt, and he owns its pleasure. It is his cunt to deny. It is his cunt.

    It has been 13 days since I last came.

    I have edged his cunt with a vibrator each morning for 10 minutes

    I have fucked his cunt with my glass toy and a vibe on his clit for 15 minutes.

    I fucked his hole for 15 minutes with the new rabbit toy I bought, then edged his clit for 15 minutes with my new bullet vibe.

    I wore an anal plug for one day.

    I spent 20 minutes playing on the phone with him, with a variety of torments from edging, clothespins on his nipples, standing on the pain board (I’ll have to post a pic of that, with his permission), and riding a dildo with a vibe on his clit.  Pain makes this whore want to cum even more…

    This week: 125 minutes (2 hours and 5 minutes) of edging total. 

    3.5 hours of edging since Pet last came.

    —–

    Check come-to-the-edge.tumblr.com/tagged/denial for more.

    virgenmorbosa

    I love when a girl is teased and denied orgasms… I deny orgasms to myself. For life.

    Bueno, pero eso es exactamente lo que hago. Vivo con una pareja de amigos y les trabajo como sirvienta. No me ocultan sus relaciones sexuales e invitan a amigos para organizar orgías, en las que participo sólo mirando.

    Hola, non riesco a smettere di leggere i tuoi post. Sono tre volte che li leggo. Sono molto eccitanti.

    Io spero che l'evoluzione futura possa essere di far fare un passo definitivo e cioè che non sarà più Rosalia a decidere resistendo alle tentazioni, a lottare per mantenersi vergine, ma dovranno essere altri che lo faranno a posto suo. Io credo cioè che ora lei dovrà fare la scelta ultima quella di scegliersi una padrona o un padrone oppure una coppia. Una buona idea potrebbe essere quella di ritrovare il suo ultimo “fidanzato” e scoprire che nel frattempo si è sposato e essere presa nella loro casa per servirli come una vera e propria schiava domestica. Occuparsi soltanto della loro felicità e del loro conforto. Chiedere il permesso alla padrona per mangiare dormire o andare al bagno. vestire vecchi, logori e umilianti abiti da domestica che nascondano bene la inseparabile cintura di castità.

    Questa è soltanto una mia fantasia. Spero di leggere ancora le avventure che tu scrivi così bene.

    Grazie

    virgenmorbosa

    admiración

    (disculpas por mi pobre español). Creo que su aventura de la castidad es hermoso, y me gustaría que más personas tratarían de hacerlo. (Acabo de terminar un período de 3 meses). Me pregunto si usted debe cambiar o transmutar su energía sexual con la ayuda del yoga?

    virgenmorbosa

    Gracias por su admiración. Me alienta a seguir mi resolución de mantenerme virgen y pura toda la vida, que espero sea bien larga para regocijarme en ello bastantes años. Cuando decidí esto en julio de 2014 nunca pensé que me haría sentir tan orgullosa de mantenerme intacta.

    admiración

    (disculpas por mi pobre español). Creo que su aventura de la castidad es hermoso, y me gustaría que más personas tratarían de hacerlo. (Acabo de terminar un período de 3 meses). Me pregunto si usted debe cambiar o transmutar su energía sexual con la ayuda del yoga?

    Mi madre

    fSigo acudiendo de tanto en tanto a casa de mi madre un poco para desintoxicarme de tanta saturación erótica. A veces siento que ya no puedo contemplar un minuto más una escena de sexo y me refugio en casa de mi familia.

    Allí me pone a trabajar de chacha en casa y me encierra en mi habitación a bordar. Me hacen bien esos retiros, me compongo, me sereno, me renuevo para seguir mi batalla contra mi sexualidad.

    Porque esto de no follar ni tocarme nunca es un ensañamiento conmigo misma.

    Afortunadamente mi madre me apoya mucho con mi castidad. Es severa y dura conmigo a ese respecto. Siempre está verificando que mi cinturón de castidad esté bien seguro para que no pueda aliviarme a solas. Me abraza y acaricia para consolarme cuando lloro entre sus brazos por no poder follar ni masturbarme.

    —¡Necesito un orgasmo, mamá! Aunque sea uno solito —le digo llorando.

    —No puedes, hijita —me dice—. Lo tienes prohibido. ¿O quieres romper tu castidad?

    —¡No, por supuesto que no!

    —Pues entonces resígnate, no vas a tener ni un solo orgasmo. Sé que sufres mucho por eso, pero sácate de la cabeza la idea de un clímax. Esa delicia no es para ti. Te metiste en esta locura y si quieres que te apoye tienes que aguantar, por más ganas que tengas de que te follen, loquita mía querida. ¡Te amo y te admiro!

    —Sabes que estoy decidida, mamá.

    —Bueno, entonces ¿a qué vienen esas lágrimas?

    —¡Es que no es nada fácil!

    —Lo imagino. Debes estar sufriendo mucho.

    —Sí, mucho. Pero gracias por apoyarme. No imaginas cómo te lo agradezco. Sígueme ayudando, te lo suplico, lo necesito mucho. Mantenme bien reprimida.

    —¡Por supuesto que te mantendré bien reprimida, hijita! Lo necesitas y lo mereces por tu bravura con esto.

    —¡Sí, por favor!

    —Me tienes fascinada por tu perseverancia, por tu valentía, hija. No son muchas las chicas capaces de mantenerse puras como te has mantenido tú.

    —Cuídame, te lo suplico. No me dejes caer. Me da miedo flaquear. Mantenme bien sometida por un buen tiempo. Lo necesito mucho.

    —Sé que lo necesitas… Por eso te reviso el cinturón, para que no puedas tocarte.

    —No lo necesito. Sé que podría aguantarme las ganas de tocarme sin él. Lo llevo por ti, para probarte que no me toco nunca.

    —Mi muñequita linda… Brava, valiente, indomable… Llora, hijita, llora, eso te confortará.

    —Lo único que me confortaría sería que un hombre me follara…

    —Pero es no puede ser, hija. ¿O sí puede ser?

    —¡Por supuesto que no puede ser! Ningún hombre me va a follar jamás.

    —¡Mi loquita querida! ¡Qué resuelta eres! No puedo creer que de verdad quieres pasarte la vida sin hombre.

    —Nunca, nunca, nunca, mami. Te lo juro. Ni una sola vez en toda mi vida.

    —Eres asombrosa, niña. Si fueras inapetente lo entendería, pero siendo tan erótica y apasionada es un misterio que quieras negarte ese respiro tan necesario para toda mujer.

    —Sí, soy muy erótica y muy apasionada. Me hace una falta horrible que un hombre me folle rico… Pero eso no va a pasar nunca, ya estoy plenamente segura de eso.

    —Y mirando a otros follar, no sé cómo aguantas tanto.

    —Yo tampoco sé de dónde saco tanta voluntad para mantenerme intacta. Pero estoy decidida a que sea para siempre, siempre, siempre. Por eso te pido tu auxilio. Enciérrame por un tiempo. Ya te diré cuándo estaré lista para salir a enfrentar el mundo. Seguiré de chacha aquí en la casa, bordando, tejiendo, esas cosas de solterona. Quiero ser una solterona. Así me vuelva una solterona envidiosa y amargada. Ya lo soy, me dan rabia las amigas que follan. Pero si ésa es la consecuencia de no tener relaciones sexuales, sea. Estoy dispuesta a lo que sea. A volverme loca incluso. Mantenme encerrada…

    —Serás mi prisionera.

    —Eso, tu prisionera. Enciérrame bajo llave en mi habitación. Quiero sentir el ruidito de la llave cuando me dejes enjaulada en mi propia habitación. Ese ruidito me da aliento para seguir con esto. Me hace sentir bien reprimida, como quiero y necesito estar para siempre, siempre, siempre.

    —Te veo y te oigo y me hace sentir segura de que así será.

    —Nunca, nunca, nunca… Me da escalofrío constatar que es verdad que nunca nunca, nunca… Sobre todo con estas ganas histéricas que tengo de follar ahora mismo, ya, ya, ya…

    —Bueno, te pongo el cinturón y te acuestas a dormir.

    —No podré dormir con estas ganas…

    —¿Quieres que me quede contigo?

    —No, no, déjame sola con mi ardor sexual, quiero enfrentarlo solita. Quiero enfrentarlo sola. Basta con que me dejes aquí bajo llave. Antes de ponerme el cinturón déjame besarlo…

    —Loquita…

    —Sí, soy una loquita. Qué risa. Me siento ridícula con esto. Soy una ridícula, no sólo soy virgen y casta sino que doy risa. Yo misma me doy risa.

    —Y siendo bonita…

    —Sí, sé que soy linda, pero no me importa, estoy resuelta a seguir adelante con mi pureza para toda la vida.

    —No te faltarían amantes.

    —¡Claro que me faltan! No tengo ninguno, qué risa. Bueno, déjame solita para afrontar mi lujuria.

    Quien nos oye pensaría que la idea de quedarme virgen y casta es de ella y no mía.

    image

    Dormir con ganas de follar y sin poder follar ni tocarse es una dura prueba.

    ¡Amo estar reprimida!

    image

    Es paradójico, pero a medida que crece mi desesperación sexual, también crece mi gusto por permanecer estrictamente reprimida. Es una locura, no sé, pero me siento maravillosa sin el menor consuelo a mi continuo ardor erótico. Amo ver a otros gozando lo que no me permito gozar. Mientras más enardecida estoy más me ensaño en negarme esas delicias que tanta envidia me dan.

    Me fascina ser una pobre tonta sin ese placer que nunca he sentido ni sentiré en  toda mi vida. Gozo envidiando a mis amigas que lo gozan delante de mí, descaradamente.

    Un año

    Estoy feliz de haber cumplido mi primer año de castidad consciente y decidida por mí misma. Hoy es 31 de julio de 2015. Antes no era casta porque simplemente no había hecho el amor, pero no voluntariamente como desde julio de 2014, ya no recuerdo el día, pero no importa, sé que fue en julio del año pasado. Aunque mis masturbaciones fueron escasas y nada satisfactorias, rapiditas, angustiadas, con un orgasmo histérico que no me saciaba, bueno, ni siquiera eso he hecho desde hace un año entero. ¡Y no ha sido por falta de ganas!

    Ha sido un año de angustia, estremecimiento, frustración, ansiedad, lágrimas, pero también de satisfacción por mi logro, esa victoria me pertenece más que cualquier cópula con cualquier hombre, por satisfactoria que sea. Una cópula es algo que pertenece a dos —o más… Pero la castidad voluntaria pertenece sólo a una. A mí en este caso. No debo mi pureza a nadie.

    En julio del año pasado decidí vivir virgen y casta toda mi vida. Sin orgasmos, para ser más exacta. Ni uno solo, ni por accidente, por eso me puse un cinturón de castidad, para no masturbarme dormida siquiera, como llegué a hacer algunas veces, sin un placer ni grande ni convincente, sólo para «curarme» el tormento de los deseos, pero sin gozarlo plenamente, a menudo lo interrumpía y entonces era peor porque me quedaba más ansiosa aún. No sé en verdad lo que es estar saciada.

    Hoy he comprobado que es posible, que puedo vivir sin saciar mi ansiedad sexual jamás. No es que no me haga falta, ¡me hace falta muchísimo!, pero ahora sé que puedo enfrentar esa ansiedad sin sucumbir al placer sexual. Y no sólo sé que puedo sino que no se lo debo a nadie más que a mí misma. Es un logro personal, íntimo, autónomo, privado. Nadie me lo impuso, nadie me vigiló, nadie me forzó, nadie me conminó —salvo yo misma.

    Me siento orgullosa, ufana, vanidosa incluso de haber podido autocontrolarme, de no haber capitulado a la zozobra que a menudo me atormenta por sentir deseos que decidí no saciar jamás, pase lo que pase, me sienta como me sienta. No me importan las consecuencias de esta locura —sí, es una locura. Lo que me importa es mantenerme firme y decidida a permanecer intacta. Y no sólo virgen y casta, sino sin alivio sexual alguno, es decir, sin un solo orgasmo, porque tampoco me masturbo ni pienso hacerlo, no importa cuánta urgencia me ofusque.

    ¿Planes? Lo mismo. Seguir impoluta, inmaculada y, por supuesto, trastornada. Tal vez lo tome con más serenidad, tal vez no veré tanto a parejas copulando ni tantos vídeos porno. Creo que debo comenzar a comportarme como lo que soy: una solterona. Aún soy joven para eso, pero no importa. Desde hace meses me estoy sintiendo solterona, un poco histérica, un poco neurótica, un poco amargada. A veces me da rabia que otras chicas gocen lo que yo no gozo. Les cojo antipatía sólo porque ellas pueden saciar lo que yo no puedo. En cierto modo estoy impaciente por volverme una solterona amargada. Me visto casi todo el tiempo de sirvienta, pero mi segundo traje es de solterona.

    Una vieja solterona amargada tan, pero tan reprimida que ni siquiera se masturba la muy insípida. Me pongo ropas anticuadas, holgadas, ajadas, desteñidas, para no llamar la atención de ningún hombre. Cualquiera pensará: «Ésta no tiene pareja, pero seguro se masturba»: ¡Pero no! NI eso siquiera. Ni eso me hago. Casta es no tener alivio sexual. Punto. ¿Me voy a volver loca por no tener consuelo sexual? Sea. Me vuelvo loca. Pero de que no me toco no me toco.

    Prefiero pasar la noche en vela desesperada que tocarme.

    Pienso tatuarme algo sobre el pubis. Algo que diga: «Orgasmos jamás». «Intacta». «Insaciada». «Jamás saciada». «Jamás cogida». «Jamás follada». «Jamás penetrada». «Esta mujer no debe sentir placer sexual nunca». Algo así. No sé. Debo decidirlo concienzudamente porque eso estará allí para siempre, tiene que decirlo todo claramente y después no me lo puedo borrar. ¡Sería ridículo acostarme con un tipo con semejante tatuaje!

    malehastity

    The Male Chastity Community

    When a man decides to start exploring the male chastity community, he needs to do some extensive research before taking that final plunge. Chastity is something that has come out into the open in recent years, which makes it much easier to find people to talk to about the lifestyle and answer any questions that you might have. And there will be plenty of questions that you will have once you begin investigating what it means to become chaste and live that way. This has become a highly popular way to live, especially between couples that are involved romantically. There are many lessons to be learned from chastity and many men are out in the world waiting to be instructed in them.

    Male chastity is something that began many centuries in the past although history typically talks about female chastity. That was something that was apparently done quite often in those medieval days. When the knights went off to fight battles, their ladies were left waiting at home, many of them locked into chastity belts. This was meant to insure that the women were not tempted by any of the men that were left at home to protect the female population. What does not seem to be mentioned quite as often, or at all, is that there were some men that were locked into devices that were meant to keep them from engaging in sex that was not allowed.

    Today, male chastity has grown by leaps and bounds to the point that there are actually full blown communities made up of men that practice chastity with their partners. There are also single men that practice it although they need to make other arrangements as they are not involved in a relationship. If you are one of those men who is seriously considering making this huge change in your life, the best thing that you can do is seek out these communities and get a feel for what it is like to be a part of them. Then you can make an informed decision.

    virgenmorbosa

    I’m not a man, but I’m deep into lifelong chastity and virginity. I love it! I don’t mean it’s pleasurable, of course, it’s increasingly infuriating!, but it’s my firm decision to remain pure.

    I wear a female chastity belt that insures me against playing with myself. This month I’m on my first year as a virgin and chaste young woman. For life. The more I need sex the more I’m involved in chastity. I feel it’s my only way to live. With no orgasms at all… Forever.

    image

    Why? I don’t know myself well. But I feel it’s the way to be for me. Not that I don’t like sex, I LOVE it! But it’s not for ME. It’s a final decision. Period.

    image

    I love seeing my friends fucking. In my presence. I watch a lot of explicit sex videos too. It enrages me, of course, but the more desperate I become to get alleviation the more I grow firm on my permanent chastity. I’m quite passionate about living in perpetual and absolute abstinence. It’s not a negotiable decision at all.

    image

    Sexual pleasure is a mystery for me as I’ve never been penetrated by a man. And never will. And I want it to remain a mystery. The total lack of sexual relief makes my cry a lot in despair. But the more I cry the more I want to remain pure. I don’t even masturbate. Never. That’s my life. I’m happy like that. I’m far from being a puritan, I love sexual pleasure, but not for me. Am I to become a bitter old maid? I’m ready for it! I don’t mind becoming a neurotic woman from having no sexual release. I already bitter and envious of my female friends who have sex, especially those who enjoy it in my presence.

    image

    I usually spend nights awake weeping in despair for an orgasm. But I want that. It’s also very beautiful to be a chaste virgin. I’m proud that I’ve never been fucked by a man. And never will. When I become desperate in desire I renew my oath of chastity, crying on my knees.

    image

    Whenever I’m hopelessly horny to madness I say to myself aloud, crying,

    “This is how I want to live all my life.”

    I forbid myself all hope of having sex. It has been so far a beautiful experience.

    Confianza

    Cada día tengo más confianza en mí misma de no sucumbir a la necesidad de apareamiento. Ya sé que viviré siempre sin el menor alivio sexual, no sólo me tengo confianza sino que cada vez me siento menos atemorizada ante la perspectiva de pasarme la vida sin ese consuelo que tanta falta me hace.

    Cada vez tengo más seguridad en mí misma, firmeza, decisión, certeza de permanecer virgen y casta para siempre, siempre, siempre. No concibo siquiera la posibilidad de entregarme a un hombre ni a tocarme para apaciguar mi creciente ansiedad.

    He aprendido a capear los temporales de deseos que me entran de tanto mirar a mis amistades copulando, a mis amigas masturbándose mientras yo permanezco reprimida. Cada día disfruto más el contraste de estar por igual deseosa y reprimida. Ya los embates de deseos no me amilanan ni acobardan. Es más: cada día lloro menos. Me desespera, me atormenta no juntarme con nadie, pero no me intimida.

    Sé muy bien lo que estoy haciendo con esta acumulación de tensión y apremio. La valoro como algo supremo, excelso, sublime. Cada día me siento más orgullosa y erguida en mi abstinencia total y perpetua. Cada día estoy más convencida de que esa delicia jamás ni nunca será para mí.

    Y cada día me siento más cómoda en mi oficio de criada, todo el tiempo con mi uniforme de mucama y descalza, afanada, diligente, servicial, servil, en mis labores de empleada doméstica.

    Quiero vivir humillada y sin orgasmos.

    Otro fin de semana

    Otro fin de semana reprimida, aguantando las ganas locas de aparearme que me entran al ver a mis amistades follar como dementes. Y yo cocinando, limpiando, fregando, sirviendo comidas, tragos, llorando desquiciada de deseos…

    En fin. Ahora mismo estoy esperando a los señores de la casa, viernes en la noche, para que empiece el jaleo. ¿Llegarán solos? No sé. ¿Vendrán acompañados? No sé. ¿Habrá sexo en grupo? No sé. Pero sexo habrá, de eso estoy segura como de que soy y seré casta siempre, siempre, siempre, coño, casta, castísima, intacta. Es la cosa de la que estoy más segura en mi vida.

    Ya tengo la cena lista, con mi trajecito de mucama, descalza, esperando en la cocina sintiéndome como una tonta, ¡porque soy una tonta! Sólo a una tonta como yo se le ocurre pasarse la vida entera sin gozar su sexualidad, sino más bien sufriéndola precisamente por no gozarla jamás ni nunca en toda mi vida.

    No he visto a la primera pareja follando y ya estoy mojada y tiritando de deseos, a punto de llorar. Cuando lleguen los señores estaré ardiendo. Y no quiero imaginar cómo voy a estar cuando comiencen a follar delante de mí.

    En fin, ¡resignación!

    virgenmorbosa

    Sé que no me concierne, no lo tomes a la defensiva.

    Tengo el deseo de saber, publicas gráficos, sin embargo te mantienes en cierta parte incógnita. No, no es para reírme.

    virgenmorbosa

    Bueno, es que hay quienes se ríen de mí.

    Sí, mantengo cierta discreción. No quiero hacer un circo de mi extraña opción de vida, porque admito que es bien extraña. Un poco loca. O muy loca. Pero siento que debo seguir adelante con mi decisión de vivir mi vida sexual reprimida. Es un sentimiento, no hay nada racional en este disparate de vida que llevo. Simplemente me gusta estar reprimida, aunque me haga sufrir y llorar, a menudo desesperada, pasar noches enteras llorando, sufrir migrañas feroces, pasar rabietas, cosas así. Puede parecer un disparate, pero así es como me gusta mi sexualidad.

    Y sí, me gustaría intercambiar puntos de vista sobre todo esto. Me encanta hablar de sexo, por ejemplo, de hecho es mi tema favorito. Vivo una vida intensamente sexual aunque sin gozarla sino más bien sufriéndola al no poder ni querer aparearme ni masturbarme a pesar de los deseos a veces histéricos que me asaltan y atormentan. No me concibo revoleándome desnuda con un hombre metiéndome nada. Eso no puedo ni siquiera pensarlo. En cambio me apasiona ver a los demás en eso.

    ¿Quién eres? ¿Por qué te interesas por mí?

    Sirvienta

    Siempre dejo preparado algo para la noche, por si llegan de madrugada con hambre. Dejo la mesa servida y sólo queda calentar la comida.

    A veces me llaman del burdel para limpiar, pero no me gusta cuando me llaman por la mañana, cuando ya no hay acción… ¡Yo quiero ver! Me gusta trabajar de sirvienta pero también me gusta ver la acción… Me gusta el ambiente del burdel, esa desfachatez, esa libertad total. Casi siempre me ponen a limpiar baños. Y a tender las camas luego de la acción. Ya la gente me conoce, incluyendo la clientela, y saben que quiero ver, por eso me dejan circular con libertad por todos lados donde hay parejas copulando. Les excita una mucama virgen y reprimida mirando todo.

    Algunos me pagan como a las putas… Puta virgen, eso les excita, qué risa.

    image

    Todo es sorpresa para mí en esta vida loca que elegí vivir… Vivo de paradoja en paradoja y la mayor es que mientras más ansiosa estoy más me empecino en permanecer reprimida, virgen y casta. Mientras más me desespero de deseos más valor adquiere mi pureza. Precisamente la ausencia de deseos podría conducirme a considerar que esto es una locura. Y lo es y parte de esa locura es estar deseosa y reprimida todo el tiempo.

    image

    He vuelto a mis trajecitos anticuados de niña reprimida. Y en casa el uniforme de sirvienta y descalza. He dejado de vestirme de putica. No sé, no es por moralismo o porque me sienta vulgar —eso más bien me gusta—, sino que ya no me hace tanta ilusión. En fin, yo misma no sé por qué, pero ahí tengo los trajecitos chillones y los tacones de vértigo, las medias de malla o de encaje, las minifaldas, etc. Me volví a tallar el cabello y parezco un varoncito. Vestida así me siento más coherente con mi anorgasmia.

    Sigo ansiosa, durmiendo sobresaltada, llorando de deseos toda una noche. Me siguen entrando crisis de llanto o de rabia. Me siguen las migrañas, los nervios, la impaciencia, los calambres…

    image

    Sigo admirando el espectáculo del sexo, «en vivo y en directo», delante de mí, llorando de desesperación de no poder gozar yo también. Y encima cuando no estoy viendo eso en vivo lo veo en vídeos. Es tan misterioso, un misterio que crece mientras más lo miro. ¿Qué siente una mujer cuando está penetrada? Jamás lo sabré. Sé que jamás lo sabré. Me encanta saber que jamás lo sabré, es delicioso vivir con esa incógnita, con ese tormento. La ansiedad de no saber me estimula a no saber. A mantenerme inocente dentro de mi depravación de virgen morbosa.

    Vivo examinándome, estudiando mis sensaciones, mis impresiones, mi ansiedad, mi tormento de virgen deseosa. Sé que puedo manejarlo, que puedo controlarme, he llegado a paroxismos de histeria y me he mantenido impertérrita en mi castidad, mientras más convulsivos mis deseos más firme me mantengo en mi doncellez. Algunas amistades me llaman La Incorruptible y yo les replico que en esas orgías yo soy la más corrompida, la más pervertida, la más depravada. Es que siento que cada día que pasa enfurecida de deseos y empecinada en no saciarlos me vuelvo más y más depravada, más retorcida y envilecida.

    Llegué a pensar en alguna ocasión que a medida que me saturaba más de sexo insatisfecho desarrollaría una inapetencia defensiva. Y estaba dispuesta a arrostrarla en esta aventura loca, pero no, más bien me vuelvo más ávida de mirar y mirar y de aguantar y aguantar las ganas.

    Una amiga me dice que por qué no «pruebo» aunque sea una vez. No. Porque la gracia está en ser totalmente inocente, totalmente ignorante, totalmente intacta. Soy casta, pero no pura, más bien soy impura, asquerosa, mis fantasías eróticas son rebuscadas, atrevidas, audaces, morbosas, artificiosas. Me encanta terminar llorando acurrucada en un rincón, a la defensiva del espectáculo, pero sin dejar de escrutar cada átomo de lo que pasa. Tengo ojos para ver todo, para absorber todo, para impregnarme de todo lo que sucede, sobre todo en las orgías. Me las arreglo para no perder detalle de las cosas que se hacen.

    Esclava del deseo; no del placer

    Soy esclava del deseo sexual, no del placer sexual, que sé que nunca gozaré en toda mi vida. No sabré siquiera en qué consiste ser penetrada por un hombre. No tengo la menor duda de que no voy a ceder jamás al placer, por más que me torture la necesidad, la urgencia, el apremio, la ansiedad. Nada, jamás voy a flaquear, lo sé, me conozco bien y sé que ningún deseo va a llevarme a rendirme. Tampoco las risas de mis amigas me hará cambiar mi decisión de permanecer virgen y casta para siempre.

    Como no me importa que me vean desnuda, estoy practicando los lugares comunes del strip-tease, por vídeos, viendo shows en vivo y practicando sola ante un espejo. Ya he hecho algunos. Di una llavecita a una de mis amigas, la dueña de la casa donde soy sirvienta, ella me quita el cinturón de castidad para no hacer el ridículo al final del desnudamiento. Como quedo enloquecida de deseos le ruego que me lo reponga de inmediato, así me siento más segura de no hacer ninguna estupidez, como tocarme para aliviar mi ansiedad.

    También he cogido a ataviarme como una putica barata, bien vulgar.

    Lo hago tanto en casa como en la calle. Me encanta aventurarme a la deriva por las calles (des)vestida así, mojadísima y reprimidísima, y que la gente se imagine que soy una zorra cuando que en realidad soy una virgen reprimida en secreto y para siempre. Ese contraste me moja muchísimo.

    No lo hago con frecuencia. Casi siempre ando vestida de chacha… Pero me divierte jugar con eso.

    Chacha casta

    Cada día estoy más entusiasmada con la vida de chacha casta que elegí. He aceptado el suplicio de la falta total de alivio sexual como parte de mi esencia. Si no sufriera por eso no sería yo.

    Paradójicamente mientras más me familiarizo con el acto sexual más misterioso se me vuelve puesto que lo vivo desde fuera, jamás desde dentro de mí puesto que jamás me apareo ni me masturbo.

    Afortunadamente no era asidua a masturbarme, de modo que mi experiencia del orgasmo es bastante pobre. Es apenas un recuerdo indigente, desteñido. Mi experiencia del orgasmo se reduce a ansiarlo nada más y no sentirlo nunca a pesar de la urgencia que me tortura.

    Ya no cuento más las horas y días —sobre todo noches— que he pasado llorando desesperada de deseos, pero lo acepto así porque forma parte de la vida que elegí.